Alfie Evans, por Juan Manuel de Prada

<El asesinato del niño Alfie Evans es un puñetazo que el moderno Leviatán pega en la mesa, para dejar claro que la patria potestad –una institución que le dificulta su pitanza de almas– ha dejado de existir; pues es la patria potestad (y no el niño Alfie Evans) lo que le interesa.>>

El asesinato del niño Alfie Evans ha servido para que, desde algunos ámbitos, se haya señalado la crueldad ensañada de una nueva forma de totalitarismo, que no tiene empacho en decidir sobre nuestra vida y nuestra muerte. Pero este enfoque nos parece erróneo, pues se acaba identificando el moderno Leviatán con formas de totalitarismo antañón, como el comunismo, que no tenían empacho en destruir vidas para llevar a cabo sus designios. Lo cierto es que el moderno Leviatán es mucho más maligno que aquellos totalitarismos antañones; pues, como nos recuerda el Evangelio, no debemos temer a quienes matan solamente el cuerpo, sino a quienes matan el cuerpo y el alma.

En realidad, el asesinato del niño Alfie Evans es un momento de hybris o desmesura del moderno Leviatán, que nos ha enseñado las garras, necesitado de hacer una demostración de poder omnímodo. Al moderno Leviatán no le interesa tanto matar cuerpos como matar almas; pero hay ocasiones en que necesita asesinar a alguien, para evidenciar que, en su voracidad de almas, no está dispuesto a detenerse ante ninguna barrera. El asesinato del niño Alfie Evans es un puñetazo que el moderno Leviatán pega en la mesa, para dejar claro que la patria potestad –una institución que le dificulta su pitanza de almas– ha dejado de existir; pues es la patria potestad (y no el niño Alfie Evans) lo que le interesa. El moderno Leviatán ha hecho añicos la patria potestad mediante la legalización del divorcio, la anatemización del “patriarcado” y la conversión de las escuelas en corruptorios oficiales. Y esta aniquilación de la patria potestad se culmina, a modo de guinda truculenta, con el asesinato del niño Alfie Evans, sacrificado por el moderno Leviatán en contra de la voluntad de sus padres. Pero la guinda, siendo especialmente execrable, no debe distraernos de la cuestión primordial, que es la aniquilación silenciosa de una institución jurídica fundada en vínculos naturales; porque son estas instituciones nuestra única salvaguardia ante el moderno Leviatán.

Álvaro d’Ors afirmaba perspicazmente que la legalización del divorcio era mucho más peligrosa que la despenalización del aborto; pues el aborto se trata de un crimen singular, mientras que el divorcio destruye una institución, que desde ese mismo momento deja de existir y, por lo tanto, ya no puede protegernos contra multitud de crímenes (entre ellos el aborto). También la patria potestad ha dejado de existir. Los padres de Alfie Evans creyeron que seguían siendo titulares de una institución que el moderno Leviatán ha destruido, para poder devorar las almas de nuestros hijos más cómodamente; y el moderno Levitán, para demostrarles que esa institución ha dejado de existir (y para escarmiento de otros padres poco enterados), ha asesinado a su hijo, sabedor de que la prensa sistémica miraría para otro lado y las masas cretinizadas no alzarían la voz (como, por ejemplo, la alzaron en nuestro país cuando hubo que matar a un perrito llamado Excalibur, para impedir la propagación del virus del évola).

Al menos Alfie Evans, el niño asesinado por el moderno Leviatán, ha escapado con el alma intacta; suerte que no tendrán nuestros hijos. Y desde el cielo exhorta a nuestra generación, repitiendo las palabras evangélicas: “No lloréis por mí; llorad más bien por vosotros y por vuestros hijos. Porque llegarán los días en que se dirá: ¡Dichosas las estériles, las entrañas que no engendraron y los pechos que no criaron!”. Ese día ha llegado ya. Y no lo ha traído el comunismo, sino este moderno Leviatán que devora las almas de nuestros hijos, corrompiéndolas desde la escuela y la prensa sistémica, después de reducir a fosfatina las instituciones que las protegían.

Fuentehttps://www.religionenlibertad.com/alfie-evans-64075.htm

 

Bitnami