TERROR ROJO EN MADRID

Madrid tiene memoria y no sólo la que el Ayuntamiento de la Alcaldesa Carmena quiere hacernos llegar. Hubo un tiempo donde las matanzas indiscriminadas contra todo el que pensase diferente a los partidos del Frente Popular, fueron indiscriminadas. Los centros de detención, tortura y asesinato popularmente conocidos como “Checas” fueron diseminados por toda la ciudad sembrando un verdadero Terror Rojo contra todo aquél que fuera falangista, conservador, sacerdote o un simple suscriptor del periódico ABC. Los campos de Paracuellos, Torrejón o Aravaca fueron donde sucedieron la mayoría de estas matanzas indiscriminadas que ahora pretender hacernos olvidar.

Los falangistas, siendo uno de los principales objetivos de estas matanzas indiscriminadas, se debe en la obligación de no olvidar estos crímenes y de hacer llegar a todos los madrileños y españoles lo que en Madrid sucedió. Es por ello que ha iniciado una campaña informativa señalando los lugares donde estaban las antiguas “Checas” madrileñas, para no olvidar lo que aquí sucedió; un verdadero genocidio contra todo el que pensara diferente a anarquistas, socialistas o comunistas. Anoche empezamos con las famosas checas de Bellas Artes, Fomento y San Bernardo. En sucesivas semanas seguiremos señalando las siguientes con sus respectivas campañas en las redes sociales con el “hastag” #TerrorRojoEnMadrid

 

1. Checa de Bellas Artes.

Situada en el sótano del Círculo de Bellas Artes, calle de Alcalá 40. El 25 de octubre de 1936 se trasladó a la Calle Fomento Nº 9. Actuaba como Comité Provincial de Investigación Pública, creado por iniciativa de Manuel Muñoz Martínez, Director General de Seguridad el 4 de agosto de 1936. Estaba formado por tres miembros de cada partido del Frente Popular, constituyendo en total un Comité directivo de treinta personas que formaban seis tribunales que tomaban decisiones de vida o muerte inapelables, sin procesos ni garantías. Si el detenido era considerado culpable se escribía en su sentencia la palabra «libertad» seguida de un punto y se le invitaba a irse a casa, pero a la salida lo esperaba un grupo de milicianos que en un automóvil lo llevaban al «paseo» y lo asesinaban. Junto a ello se realizaban numerosas torturas y robos de propiedades.

2. Checa de Fomento.

Situada en la Calle Fomento Nº9, fue la continuación de la Checa de Bellas Artes.

3. Checa de San Bernardo.

Ubicada en el convento de las Salesas sito en el número 72 de la calle de San Bernardo, y regentada por el PCE. Estaba dirigida por Agapito Escanilla de Simón, y contaba con la colaboración de un puesto de policía situado en la misma calle y de otro local sito en la calle de la Princesa. Los bienes requisados se llevaban a la Fundación Pasionaria, en la Ronda de Atocha.

De modo unánime manifiestan los testigos que han sobrevivido a su detención en la «checa» de San Bernardo, que en la misma se escuchaban constantemente desde las celdas los lamentos de los detenidos que estaban siendo interrogados y que regresaban a sus respectivos calabozos, después de los interrogatorios, con muestras inconfundibles de las torturas sufridas, figurando entre estos testigos la señorita Lourdes Bueno Méndez, D. Francisco Camacho López de la Manzanara, D. Emilio Mateo Galán y D. Clemente Paramio Redondo, quien manifiesta que uno de los encargados de golpear a los detenidos era un individuo boxeador, que los sometía a grandes palizas, dando lugar a que algunos de ellas perdieran la razón. El cadáver de D. Manuel González de Aledo, asesinado por la «checa», apareció en 3 de agosto de 1936 con señales evidentes, en la cara y en distintas partes del cuerpo, de haber sido cruelmente maltratado por sus asesinos.

4. Checa del Cine de Europa.

Conocida también como el Ateneo Libertario de Tetuán, la Checa del Cine de Europa estuvo regentada por los anarquistas de la CNT. Junto con la CPIP (también conocido como la Checa de Fomento), la Checa del Cinema Europa fue una de las más temidas y más activas checas de la capital. El edifico modernista que la albergaba, diseñado por el arquitecto Luis Gutiérrez Soto e inaugurado en 1928, había sido la sala de cine más grande de la capital. En los días después del golpe militar, el edifico fue ocupado y otorgado un uso mucho más siniestro por los milicianos anarquistas del Ateneo Libertario de Tetuán: el de detener y asesinar a personas sospechadas de colaborar con los sublevados. La checa fue dirigida por Felipe Emilio Sandoval Cabrerizo, un ex convicto anarquista conocido como “El Doctor Muñiz” y descrito por el historiador Javier Cervera Gil como “una de las figuras más siniestras de la Guerra en Madrid por su actividad represora”.

5. Checa de Ventas. 

Situada en la red de túneles del colegio Caldeiro y la Plaza de Toros de Las Ventas. Estos túneles pasaban munición y tropas, pero además servía como centros de detención y tortura en los que probablemente fueran asesinados allí los intelectuales Ramiro de Maeztu y Ramiro de Ledesma. Fueron regentadas por anarquistas de la CNT.

6. Checa de Porlier. 

 La Checa de Porlier, además de un centro de tortura, funcionó como prisión. Es tristemente conocida por ser una de las protagonistas de las sacas que fueron masivamente a Paracuellos. El edificio existe hoy en día y sigue cumpliendo funciones educativas en manos de los padres escolapios.

 

 

 

 

 

7. Checa de la Estación de Atocha.

Instaurada en el Salón Regio de la estación y llevada por las Milicias Ferroviarias de la CNT y dirigidas por Eulogio Villalba Corrales, fue posteriormente trasladada a la C/. Príncipe de Vergara.

8. Checa de la Agrupación Socialista Madrileña.

Situada en la calle Fuencarral, 103 de Madrid, en el Palacio propiedad del conde de Eleta que fue incautado por el PSOE. La dirigía el policía jefe de la escolta del embajador de la URSS en España, Anselmo Burgos Gil junto con David Vázquez. Causó numerosos asesinatos de monjas y ciudadanos católicos. Julio de Mora dio órdenes en agosto de 1936 de que se abrieran fosas en el pueblo de Boadilla del Monte para enterramientos masivos de asesinados.

 

 

 


9. Checa de la Escuadrilla del Amanecer.

La Checa de la Secretaría Técnica del Director General de Seguridad y “Escuadrilla del Amanecer” con sede en Alcalá 82, tenía como función primordial poner a disposición al resto de las Checas y Milicias toda la información disponible que se tenía en los archivos y ficheros policiales, así como librar órdenes a Prevención de la misma Dirección General de Seguridad y resto de cárceles para que entregaran presos cuyos asesinatos, así se resolvieran. En el ámbito de la Secretaría figuraban un grupo de individuos denominado “Escuadrilla del amanecer” así etiquetado porque actuaban a esas horas para realizar detenciones y registros, contando entre sus miembros a varios guardias de asalto, entre ellos, Valero Serrano, uno de sus más destacados. Esta escuadrilla haría entrega de muchos de sus detenidos a la Checa de Fomento, siendo elogiado su quehacer por sus frecuentes actuaciones en el Heraldo de Madrid que constataba 486 detenciones y 200 registros, figurando entre aquéllos el Capitán Valdivia, que fuera Director General de Seguridad y luego ejecutado.

10. Checa de la Calle Mayor 85.

La Checa de la Calle Mayor 85 se encontraba frente a la Catedral de la Almudena y estuvo regentada por el PCE.

 

 

 

11. Checa de la Calle Arenal, 8.

Esta Checa se encontraba muy cerca de la Puerta del Sol de Madrid y estuvo regentada por la CNT.

Bitnami