La guerra de los taxis contra las multinacionales

Durante estas dos últimas semanas y actualmente en todas las grandes ciudades de España, el gremio del taxi ha decido convocar una huelga indefinida por la pésima situación que este sector sufre desde hace tiempo. A pesar de este largo periodo de competencia desleal por las llamadas licencias VTC, los medios de comunicación han decidido ahora mostrar esta “noticia” afirmando también que los taxistas solamente piden que se limiten estas licencias VTC.

Acercándonos a la verdad, lo que realmente ocurre en este sector del taxi es que siguen existiendo y creciendo el número de las licencias VTC en las ciudades españolas, lo que desemboca en la creación de una competencia desleal con multinacionales como son las empresas Cabify y Uber, principalmente, que se dedican a especular con estas licencias, explotar y alinear al trabajador y beneficiarse solo unos cuantos. Esta realidad no hace otra cosa que destruir lo local y privar la dignidad y los derechos del trabajador taxista. Esto crea un terror capitalista y liberal con sus demandas, competencias e injusticias que perjudican tanto al taxista como al cliente y que hace beneficiario a una burguesa cúpula, anulando así la condición del taxi como servicio público.

Trabajadores de Cabify afirman que por un 20% de comisión se ven explotados, sin recompensar ni valorar los días festivos que trabajan y tampoco las horas de más. También los clientes de los taxis se han quejado de pagar 80€ por un trayecto que valía 30€, justificado por la “ley de la demanda” que impera en la actualidad, donde la única libertad es poder elegir entre sucumbir a estas multinacionales o morirse de hambre.

Por otro lado, el gobierno del PSOE, que nada tiene de socialista, ni de obrero, ni mucho menos de español, no ofrece respuestas ni medidas claras sobre el asunto. Pedro Sura, el responsable de dar una solución se esconde y desvanece en una palabrería pasiva y cobarde, aunque todo esto también ocurría con el pasado gobierno burgués de Rajoy. Posiblemente estén más preocupados por hacer revancha a una guerra que perdieron que por los derechos fundamentales del trabajador español.

Ante esta realidad, los falangistas apoyamos la huelga taxista a favor de este sector, y ayer, hoy y mañana estaremos en primera línea defendiendo con valentía e inmediatez la Justicia Social para todos los españoles en contra del capitalismo exacerbado y las multinacionales por el camino de lo hispano, lo nacional.

Bitnami